“... se discute en el Congreso lo que debiera estar discutido... y qué dicen..? que debemos comenzar por una confederación, como si todos no estuviéramos confederados contra la tiranía extranjera... Que debemos atender los resultados de la política de España... Yo digo: Qué nos importa que España venda a Bonaparte sus esclavos o que los conserve, si estamos resueltos a ser libres..! Estas dudas son el triste efecto de las antiguas cadenas... Otros dicen: Que los grandes proyectos deben prepararse en calma..! A lo que yo pregunto: Es que trescientos años de calma no bastan..? La Sociedad Patriótica respeta como debe ser al Congreso Nacional, pero el Congreso debe oír a la Sociedad Patriótica..! que es el centro de luces y de todos los intereses revolucionarios... Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad suramericana: vacilar es perdernos”

Simón Bolívar

Algunos escritores y constitucionalistas, han confundido el concepto “Constitución” con el de “República”, y es por ello que algunos afirman que en Venezuela ha tenido 25 Repúblicas… Lo cierto, es que Constitución y República son conceptos diferentes, que se complementan y transitan la misma vía de gobernabilidad de un país…

Constitución se define como la máxima jurídica que fija los límites y define las relaciones entre los poderes del Estado; y también garantiza al pueblo determinados derechos… Las constituciones están asociadas históricamente al liberalismo político y a la Ilustración.

República, término que proviene del latín res publica =la cosa pública”, bajo el concepto de que la soberanía reside en el pueblo, quien delega el poder de gobernar en su nombre a un grupo de representantes elegidos. De allí, que el concepto no siempre está vinculado a la democracia, donde el gobierno se convierte en portavoz de los deseos del pueblo que lo ha elegido. Opuesto a la República es la monarquía, donde la gobernabilidad reside en un linaje hereditario, omnipotente y absoluto en sus resoluciones.

El filósofo Aristóteles de la Grecia antigua, no se equivocó al asegurar que la democracia inevitablemente caería en un periodo de turbulencia e inestabilidad social, porque los pobres que son la mayoría, intentarían siempre conseguir una igualdad social y económica, que ahogaría la iniciativa individual para derrotar a la clase media y privilegiada.

En América se conoció la República con la Independencia de los Estados Unidos como república federal (1776-1783), con un sistema integrado por tres poderes independientes (ejecutivo, legislativo y judicial)… Pero fue la Revolución Francesa (1789-1799), quién sentó un modelo a imitar por la sociedad política americana… La Revolución Francesa introdujo el primer Estado Nacional Republicano en Europa, basado en el sufragio y los principios fundamentales de libertad. Aunque esta Primera República francesa no duró mucho, su repercusión en la sociedad francesa y europea fue continua. Para muchos historiadores, las Guerras Napoleónicas que estallaron acto seguido, fueron en esencia una expansión militar del asalto político contra los restos de la estructura monárquica francesa, que con el tiempo desembocó en una Nueva Era de Republicanismo, que aceleró el proceso de emancipación de América Latina respecto de España, y trajo consigo innumerables regímenes republicanos unidos a la independencia de los nuevos estados que los adoptaban, ya fuesen repúblicas unitarias o federales, tales como la República de la Gran Colombia o las Provincias Unidas del Centro de América.

La Revolución Rusa de 1917 y la consiguiente transformación del Imperio Ruso en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), abrieron un nuevo capítulo en la historia del republicanismo, hasta convertirse en un Estado totalitario de partido único, y así quedó demostrado, que República y Democracia no son dos términos sinónimos, hecho que se haría más evidente tras la II Guerra Mundial, cuando todos los estados de Europa Oriental se constituyeron como “Repúblicas Populares” bajo la tutela de la URSS socialista; como también en República, se convirtió la gran nación China, cuando en 1954, el Congreso aprobó la Constitución enviada por Comité Central del Partido Comunista Chino, y se creó la República Popular China.

En 1999, Venezuela en un acto histórico y por primera vez en nuestra historia republicana de 25 constituciones, se sometió a la aprobación del pueblo el proyecto de una nueva Constitución presentado por el Congreso Constituyente, igualmente democráticamente elegido. Es un hecho histórico e inédito en el planeta, que una constitución sea aprobada con el voto directo de cada ciudadano y es considerada una de las más modernas del mundo… Algo para reflexionar, que por vez primera fue consultado para conocer su opinión sobre el modelo de país que desean, y donde la mayoría expreso: Queremos un país bolivariano, participativo, de arraigo popular y justicia social, a la imagen y semejanza de ese ilustre venezolano llamado Simón Bolívarel Libertador.

“La disposición de las rentas públicas en gastos desconsiderados y frívolos, sobre todo, en los sueldos de innumerables funcionarios, secretarios, jueces, diputados federales y provinciales (alcaldes, concejales y prefectos), han quebrado la República por lo que el gobierno ha tenido que emitir billetes sin fondos, billetes de inflación”

Simón Bolívar

Estas sabias palabras del Libertador, fueron hechas el 15 de diciembre de 1812, con motivo de razonar las causas de la perdida de la Primera República en su magistral documento titulado “Memorias a los Ciudadanos de la Nueva Granada por un Caraqueño”... Nos son familiares, porque ellas están aún presentes luego de 175 años de su desaparición, como el factor nefasto de inflación y deterioro de la economía de Venezuela y las causas de la corrupción que ha carcomido las finanzas del Estado... Como siempre, Bolívar no se equivocó cuando identificó los puntos débiles de nuestra economía, y sobre los cuales debemos hacer todos los esfuerzos por remediarlos, antes que el Imperialismo Económico Internacional nos esclavice con la nueva táctica de invasión que se ha apoderado de importantes naciones del continente, a través de la Receta del Fondo Monetario Internacional (FMI): Globalización, Apertura Económica o Neoliberalismo, que impulsan los países industrializados del planeta

Los principios del Pensamiento Bolivariano son todo lo contrario a las nefastas medidas económicas impuestas por las grandes potencias que dominan el mercado económico mundial… Es un principio del Pensamiento Bolivariano proteger la Patria por encima de todo..! Sin este arraigo nacionalista, tanto en su concepción, aceptación y sentimientos, no es posible construir una nación de características tan particulares como la de Venezuela. Al respecto Bolívar dijo:

“Primero el suelo nativo que nada, él ha formado con sus elementos nuestro Ser. Nuestra vida no es otra cosa que la esencia de nuestro propio país. Allí se encuentran los testigos de nuestro nacimiento, los creadores de nuestra existencia y los que nos han dado alma por la educación… La prosperidad del país vendrá cuando los venezolanos tengamos el derecho de gozar y disponer libremente de sus bienes, y del fruto de su talento, industria y trabajo”

Simón Bolívar

Bolívar al reflexionar sobre el destino de Venezuela señaló los preceptos fundamentales de los ciudadanos:

“Son derechos del hombre: la libertad, la seguridad, la prosperidad y la igualdad. La felicidad general, que es el objeto de la sociedad, consiste en el perfecto goce de estos derechos”

Simón Bolívar

Para Bolívar, la “felicidad” fue la razón de su magistral obra. Para lograrla, se convirtió en soldado y luego como legislador, creó un conjunto de Códigos y Leyes orientados a lograr la justicia y la libertad, como las hermanas inseparables de la felicidad de los pueblos. Toda su obra legislativa, se fundamentaba en la igualdad de los hombres frente a las leyes. En esta búsqueda interminable, Bolívar supo interpretar la justicia, no como la manera de castigar a los hombres, sino como la fórmula de la felicidad:

“Es mi opinión, que el fundamento de nuestro Sistema depende inmediata y exclusivamente de la igualdad establecida y practicada en Venezuela. Que los hombres nacen todos con derechos iguales a los bienes de la sociedad; está sancionado por la pluralidad de los sabios, como también lo está, que no todos los hombres nacen igualmente aptos a la obtención de todos los rangos; pues todos deben practicar la virtud y no todos la practican; todos deben ser valerosos y todos no lo son; todos deben poseer talentos y todos no los poseen. De aquí viene la distinción efectiva que se observa entre los individuos de la sociedad más liberalmente establecida. Si el principio de la igualdad política es generalmente reconocido, no lo es menos el de la desigualdad física y moral. La naturaleza hace a los hombres desiguales, en genio, temperamento, fuerza y caracteres. Las leyes corrigen estas diferencias por que colocan al individuo en la sociedad para que la educación, la industria, las artes, los servicios, las virtudes, les den una igualdad ficticia, propiamente llamada política social”

Simón Bolívar

Los principios bolivarianos están orientados a lograr la felicidad en todos los campos, eliminando las barreras divisionistas entre los ciudadanos, y procurando el Imperio de la Igualdad y la Libertad sustentada en la Soberanía Popular, como el único arbitro del destino del país, frente al Poder Supremo y el Imperio Económico que nunca cesará en sus pretensiones de dominar al pueblo; sin embargo, Bolívar supo encontrar el justo punto de equilibrio entre las funciones del gobierno y las del colectivo, en una balanza de justa distribución de las riquezas del país:

“Para formar un gobierno estable, se requiere la base de un espíritu nacional que tenga por objeto una inclinación uniforme hacia dos puntos capitales: moderar la voluntad general y limitar la autoridad pública”

Simón Bolívar

Ese punto de equilibrio que requería la nueva sociedad bolivariana, tendría que abarcar también a las castas nativas, como auténticos dueños de la herencia americana. El 20 de marzo de 1820, desde Cúcuta dicta un Decreto que restablece los derechos a los indígenas, obliga al gobierno a su protección, y extiende la educación obligatoria a los nativos, como el primer paso para incorporarlos a la productividad de la nación.

En lo económico, Bolívar establece el principio de la moral y virtudes, como el piso fundamental que requiere cualquier Programa de Gobierno. Su error táctico, estuvo en la designación de los funcionarios responsables de instrumentar las medidas económicas, al darle mayor importancia a la capacidad que al compromiso que esas personas tenían con el Pensamiento Bolivariano:

“Yo no he colocado ningún pariente mío en los altos destinos de la República; sin embargo a quienes he dado tan alta investidura, son precisamente quienes me han contrariado y han impedido la organización del país, sembrando la discordia, fomentando partidos políticos y insubordinando al ejército para crear una anarquía en el país: Santander en Bogotá, Páez en Venezuela, Bermúdez en Maturín, Arismendi en Caracas, Mariño en todos los tiempos, Padilla en Cartagena”

Simón Bolívar

Bolívar decía:

“Medidas ejemplarizantes, son indispensables para crear un ambiente ideal para la inversión… Todo aquel que fuese convencido de haber defraudado los caudales de la renta nacional... el robo y manejos ilícitos, será pasado por las armas y embargado sus bienes para deducir los gastos y manejo que originen”

Para complementar su lucha frontal contra la corrupción, estableció castigos ejemplarizantes:

“Todo ciudadano tiene derecho a velar sobre la Hacienda Pública Nacional; su conservación es de interés general. Los que defrauden son declarados enemigos capitales, y en este caso la delación de degradar al que la hace, es una prueba de su ardiente celo por el bien público”

Simón Bolívar

Es su concepción macroeconómica, la justa distribución de la riqueza es la formula para mitigar la miseria. Insiste en el reparto de los bienes nacionales, primordialmente tierras; el principio inquebrantable de nacionalización de riquezas mineras por ser partes del subsuelo y por consiguiente, ser parte de la nación y de sus ciudadanos:

“Las minas de cualquier clase corresponden a la República”

Simón Bolívar

Este Decreto promulgado en Quito el 24 de Octubre de 1829, constituye las raíces de las Leyes de Minas e Hidrocarburo y el fundamento de la Nacionalización Petrolera... Cuando se hablaba de ilusoria libertad y el imperio español se hacía más fuerte y la guerra parecía ser eterna, Bolívar emitía decretos originales y novedosos:

“El presente decreto no sólo se publicará del modo acostumbrado, sino que los jueces políticos instruirán de su contenido a los naturales, instándolos a que representen sus derechos aunque sea contra los mismos jueces y a que reclamen cualquier infracción”

Simón Bolívar

Con esta original idea convertida en Ley, Bolívar pretendía educar a una población ignorante sobre sus deberes y derechos. En su opinión, había que conocer la Ley para exigir su cumplimiento... Bolívar crea un precedente histórico al regular el trabajo con normas rigurosas y protectivas del Estado, estableciendo el pago del salario en dinero y no es especies, dadivas y trueques, como se acostumbraba en la colonia: Decreto la estabilidad de los trabajadores:

“No me parece justo que si alguno está ejerciendo el empleo pretendido bien y tiene servicio e inteligencia, se le vaya a quitar para dárselo a otro, porque esto es contrario al espíritu de la inteligencia”

Simón Bolívar

Bolívar fue el precursor de la Ley de Carrera Administrativa, que garantiza la estabilidad de los empleados públicos:

“Todo funcionario actualmente empleado, puede ser removido de su destino, siempre que haya datos de su mala conducta en el servicio, que sea inepto o que sin impedimento legal, falte a sus labores en las horas señaladas por la Ley, o que en el trabajo, no se dedique con la laboriosidad y esmero que le corresponde”

Simón Bolívar

Bolívar estableció la Contratación Colectiva como mecanismo de protección de los empleados, incitando a su vez a la creación de los Sindicatos... Bolívar fue el precursor del Turismo como Empresa Económica, cuando el 6 de agosto de 1829, desde Guayaquil emitió un Decreto para crear el Puerto Libre de Margarita: La razón de darle a la isla un Régimen Especial Tributario en materia de Aduanas, tenía como visión, atraer nuevos inversionistas y promover el turismo como un factor económico de progreso.

Desde Chuquisaca en Bolivia, el 19 de diciembre de 1825, impacta a la sociedad con un Decreto que protege las aguas y los bosques, bajo el concepto moderno de Recursos Naturales Renovables... Los bosques son regulados y la obligación de incorporar tantas especies nuevas por árbol cortado. Desde Cuzco, el 5 de julio de 18925, publica un Reglamento de Caza para proteger especies en peligro de extinción como la Vicuña, señalando las épocas de veda y comercialización de su lana. Lo sorprendente de estos Decretos que hoy forman parte de organismos como la UNESCO, surgieron de la mente de Bolívar, en una región y una época, donde no existían Estudios Conservacionistas e instituciones científicas dedicadas a preservar el medio ambiente.

Bolívar protegió la industria nacional de las importaciones, como una clara medina “nacionalista” en contra de las políticas de Libre Comercio que intenta imponer el Neoliberalismo a través del ALCA (Area de Libre Comercia para América) propulsada por los EEUU.

“Se prohíbe la importación de paños de estrella y de segunda, bayetones, bayetas de pellón de cien hilos, fajuelas, ruanas, fulas, bayetas o elegantes encajes o blondas de algodón y lana, frazadas o cobertores de lana, tocuyos o liencillos, sea cual fuere la procedencia de estas mercancías”

Simón Bolívar

Y para ampliar el comercio internacional americano, visualizó un “mercado Común americano” cuando idealizó el Congreso Anfictiónico de Panamá... Bolívar ordenó la organización del Sistema Marítimo, en un esfuerzo por modernizar la flota comercial y militar de Venezuela, por su acceso al Caribe y puerta de entrada al continente. En 1826 estableció las normas de navegación sobre el Lago de Maracaibo, cuando tuvo la oportunidad desde la Ceiba, embarcarse en el “Steambort”, primer barco de vapor que cruzaba el lago... Bolívar nos dejó todo un Tratado de Economía llamado “Socialismo Bolivariano” que pueda enfrentar a la globalización y en neoliberalismo salvaje que exportan los imperios económicos; y sobre todo, estableció no sólo el sistema de gobierno que debe instaurarse en los países bolivarianos, sino que trazó el camino para lograr la felicidad tan anhelada; tal cual resume en este pensamiento:

“Es mi opinión, que el fundamento de nuestro Sistema de Gobierno, depende inmediata y exclusivamente de la igualdad establecida y practicada en Venezuela. Que los hombres nacen todos con derechos iguales a los bienes de la sociedad; está sancionado por la pluralidad de los sabios, como también lo está, que no todos los hombres nacen igualmente aptos a la obtención de todos los rangos; pues todos deben practicar la virtud y no todos la practican; todos deben ser valerosos y todos no lo son; todos deben poseer talentos y todos no los poseen. De aquí viene la distinción efectiva que se observa entre los individuos de la sociedad más liberalmente establecida. Si el principio de la igualdad política es generalmente reconocido, no lo es menos el de la desigualdad física y moral. La naturaleza hace a los hombres desiguales, en genio, temperamento, fuerza y caracteres. Las leyes corrigen estas diferencias por que colocan al individuo en la sociedad para que la educación, la industria, las artes, los servicios, las virtudes, les den una igualdad ficticia, propiamente llamada política social”

Simón Bolívar

Nuestra Constitución Bolivariana, contempla todos y cada uno de estos postulados del Libertador… la independencia de los poderes, el poder moral, el poder electoral, la democracia participativa, la libertad de culto, las libertades económicas, la protección social por parte del Estado, guerra contra el latifundio, los derechos sociales, los derechos del niño y los adolescentes, los derecho de la mujer, y las libertades económicas reguladas por el Estado, constituyen la esencia del Ideal de Bolívar, que el gobierno trata de implementar, no obstante la oposición que conspira contra el Ideal e Bolívar:

“Para salvaros de la anarquía y destruir los enemigos que intentaron sostener el partido de la opresión, fue que admití y conservé el Poder Soberano. Os he dado leyes; os he organizado una administración de justicia y de rentas; en fin os he dado Gobierno”

Simón Bolívar